viernes, 13 de enero de 2012

Imperio babilonico y asiria

BABILONIA

Territorio
Originalmente Babilonia consistió del territorio que se extiende desde el Golfo Pérsico hasta la latitud 340 norte, y estaba situada entre los ríos Tigris y Éufrates. Al norte sus fronteras eran Asiria y Mesopotamia, al este Elam, del cual estaba separada por montañas; al sur por el Golfo Pérsico, y al oeste por el desierto de Siria o árabe. De tiempo en tiempo Babilonia gobernó a casi todo el mundo. Conquistó a Nínive y a toda Asiria del Norte y, en rápida sucesión, cayeron bajo su poder Asiria del Sur, y los estados vasallos de Armenia, Palestina, Siria y Egipto. Estaba cubierta por una red de canales que daban gran fertilidad a la tierra, dio prosperidad maravillosa al país, hizo posible el mantenimiento de una población muy numerosa.

Historia
En un época u otra, y por diferentes personas, Babilonia fue designada por tres
nombres.
En las referencias bíblicas más antiguas se llamaba Sinar,

Génesis 10:10; 14:1.
El nombre probablemente se derivó de Sungir o Sugir. En este territorio estaban
Babel, Erec, Acad y Calne, las ciudades que fueron el principio del reino de Nimrod

Génesis 10:10). El nombre Babilonia fue tomado de la ciudad principal,
Babilón, y es la forma griega del hebreo Babel y de la semítica Bab-ilu que significa
“Puerta de Dios”. Este lugar era también conocido por los hebreos como Erez
Kasin. Una variación de Kaldu, de donde viene la palabra griega Caldea, el nombre
por el cual fue conocida toda la tierra durante el período griego.
Se dice que la antigua Babilonia fue fundada por Nimrod, un descendiente de Cam

Génesis 10:10), probablemente un corto tiempo después del diluvio. Omitiendo
algunas fechas esparcidas que se remontan de 6000 a 8000 a. de J.C., su historia se
puede dividir en cuatro períodos bien definidos.

(1) El período de las pequeñas ciudades estados, cerca de 4500 a. de J.C. Había
seis ciudades en el norte habitadas por gente no semita, y seis en el sur compuestas
por gente semita.
(2) Período de expansión, 3800 a 2100 a. de J.C. El rey más grande Sargón de
Argade (Acad, como se usa más comúnmente ahora), quien conquistó la mayor
parte de Asia occidental incluyendo Palestina, y fundó la gran biblioteca de
Babilonia. Fue la primera civilización que llegó a ser una fuerza vencedora en todo el
mundo semita.
(3) El período de supremacía, de 2100 a cerca de 1700 a. de J.C. se pensaba que
Amurabi, era el Amrafel de
Génesis 14:1-9. Ahora se niega que sea, pues se cree que Amurabi vivió más tarde (1728-1686 a. de J.C.). Amurabi fue el rey más grande de su período. Desarrolló el comercio del país, edificó un canal que conectaba los ríos Tigris y Éufrates, e hizo muchas otras cosas notables. Se le
conoce mejor por su extraordinario código de leyes.
(4) El período de decadencia, de 1700 a. de J.C. hasta la derrota de Belsasar en
538 a. de J.C.
Este último período está marcado por muchas rebeliones, declinaciones y resurgimientos. Fue derrotado por los kasitas y luego conquistado por los asirios cerca de 1100 a. de J.C. Más tarde ganó fuerza suficiente uniéndose con los medos para derrotar Nínive, y se convirtió en el imperio más fuerte del oriente. Fuero edificados templos, las ciudades fueron fortalecidas y el territorio engrandecido de tal manera que fue considerado soberano hasta la frontera meridional de Palestina.
Nabucodonosor, rey de Babilonia, hizo tres incursiones durante los años 607, 597 y
587 a. de J.C., conduciendo a Judá al cautiverio, donde los judíos permanecieron
hasta que Ciro venció a Babilonia en 538 a. de J.C.
En aquellos tiempos primitivos Babilonia sobresalió como representante de la
cultura, la civilización y la literatura y tenía absoluto poder en la religión.

La Religión

La religión de Babilonia al principio parece haber sido una creencia animista. Creían que todo lo que se movía tenía vida o espíritu. Junto con esta creencia había otra en los espíritus, que para ellos estaban relacionados con los muertos, y se hacían demonios nocturnos y ejercían una influencia terrible sobre los hombres, por lo cual debían ser expulsados con toda clase de magia. Naturalmente cada centro y ciudad pronto tenía su deidad, generalmente asociada con algún gran fenómeno natural.

El sol y la luna fueron los más prominentes entre estos dioses.
Los babilonios nunca abandonaron el politeísmo. No tenían la idea de un Dios personal, justo y santo, que amaba la justicia y odiaba el pecado. Tenían un dios del mundo, o rey de la tierra; un dios de las profundidades; un dios de los cielos; un dios del averno; incluyendo la plaga y la fiebre; un dios de la vegetación, de la sanidad y de las guerras; un dios de la fertilidad y del amor, e innumerables otros dioses.

Todos adoraban algún ídolo. Creían en una existencia después de la muerte, que en la mayor parte era una vida muy triste. Las almas de los muertos moraban en cuartos oscuros en medio del polvo y de murciélagos, y su habitación era llamada “la tierra sin retorno”.

Condiciones de Actualidad
Hoy día no hay nada de importancia que haya quedado de esta antigua y poderosa civilización. Sin embargo, hay muchas ruinas que los arqueólogos han procurado identificar con la torre de Babel de Génesis 11. Más exploraciones sin duda darán más luz sobre muchos asuntos de interés. Ahora no se puede decir que allí haya civilización; ni tiene conexión con el mundo de hoy.

Ciudad de Babilonia
Desde el tiempo de Amurabi (1728-1686 a. de J.C.), la capital del imperio
babilónico era Babilonia. El nombre significa “Puerta de Dios” o “puerta de los
dioses”. Fue edificada a ambos lados del río Éufrates, como 321 Kms. antes de
unirse al Tigris; a 483 Kms. del golfo Pérsico; y 96 Kms. al suroeste de la moderna
ciudad de Bagdad. Las dos secciones de la ciudad estaban comunicadas por un
túnel bajo el río y por un puente. Actualmente tiene el río en ese lugar cerca de 183 ms. de ancho, con una profundidad de 5 ms.

Hemos recibido varias descripciones de la ciudad, algunas de ellas por aquellos que declaran que fueron testigos oculares de la gloria de Babilonia. Según Heródoto, el plano de la ciudad era un cuadro de 22 Kms. por lado. Dice que un muro de 95 ms. de alto, 26 ms. de espesor y 90 Kms. de largo cercaba la ciudad entera, y que este gran muro estaba rodeado con fosos anchos y hondos, llenos de agua para impedir vías de acceso a cualquier enemigo.

La ciudad era famosa por sus grandes edificios; notables entre ellos eran:
(1) El palacio de Nabucodonosor. Este era un inmenso grupo de edificios, que se creía popularmente que tenía más de 9.656 ms. de circunferencia.
(2) Los jardines colgantes, cuyo renombre ha sido proclamado por todo el mundo. Fueron construidos por Nabucodonosor para complacer a la reina Amitis, quien añoraba sus montañas natales. Tenían una altura de 23 ms., con suficiente profundidad de tierra para sostener los más grandes árboles. Cada jardín medía poco más de 120 ms. y todos juntos cubrían 13 hectáreas, pero la superficie que contenía estos jardines era más grande todavía.
El agua para regar los jardines se sacaba del río por medio de un aparato en forma
de tornillo.
(3) Dos grandes Templos. El primero, el templo de Esag-ila o Belus, pero mejor conocido como el templo de Marduk, estaba situado en la ribera del río Éufrates. Este templo era una inmensa pirámide o torre, y medía 183 ms. de base por 146 ms. de alto. Tenía una subida tortuosa alrededor de él, y en la cima había una capilla destinada a un dios. El segundo era el templo de Nebo, llamado por los habitantes “la casa de la eternidad”. El templo estaba situado en Borsippa. Parte de
sus ruinas todavía existen, bajo el nombre de Biro-Nimrod, o la torre de Nimrod.
Ambos templos eran de siete pisos. Algunos piensan que ya existían estos templos antes de la torre de Babel

Génesis 11:1-9). Estas y otras cosas hicieron de Babilonia el centro de la gloria
y la perversidad de todo el mundo.

Ur
Ur viene de Uru, una ciudad antigua de la parte extrema del sur de Caldea babilónica. El nombre que lleva hoy es Mugayyer, y no es de mucha importancia. Estaba situada al lado oeste del río Éufrates, como a 217 Kms. al sudoeste de Babilonia. Era una ciudad grande y próspera, centro de rutas terrestres y marítimas. Su historia puede ser trazada hasta 3000 a 4000 años a. de J.C. En aquellos tiempos era un centro famoso de adoración a la diosa luna, Sin, también llamada
Nanna.
Las ruinas fueron descubiertas por Taylor en 1853. Ahora está bajo el dominio de un jeque árabe. En años recientes se hizo una extensa investigación en las ruinas de la ciudad, y mucho ha sido descubierto para apoyar el relato bíblico. Sin duda todavía quedan muchos tesoros por ser descubiertos.
Nos interesa a nosotros por dos razones: fue el primer lugar donde vivió Abraham, el cual dijo Esteban que se encontraba en Mesopotamia Hechos 7:2-4); y fue el lugar donde Abraham con Taré, su padre, y otros miembros de su familia salieron para buscar un nuevo hogar en Canaán.

Génesis 11:28-32; 12:1; 15:7;

Nehemías 9:7. Era el centro de la idolatría de aquel tiempo.

Interés Bíblico
El principal interés bíblico respecto a Babilonia se basa en dos hechos: (1) el origen de Abraham, que se traza a Ur, una de las ciudades más viejas de Babilonia; (2) el hecho de que fue la tierra del cautiverio de Israel y, por consiguiente, vino a ser para Israel un segundo hogar donde muchos se establecieron permanentemente.
Babilonia se menciona 250 veces en la Biblia. Hay muchas referencias a ella en los libros históricos, y muchas veces es el tema de las profecías, especialmente en Isaías, Jeremías, Daniel y Habacuc. Las siguientes referencias mostrarán algo de la importancia que el lugar tiene en las crónicas bíblicas. Comenzada por Nimrod,

Génesis 10:10.
La torre de Babel,

Génesis 11:1-9.
Amrafel, rey de Sinar, ayudó a capturar a Lot,

Génesis 14:1 y siguientes.
Famosa por su manufactura

Josué 7:21); como centro de sabiduría (Daniel
2.12; 4:6); como un centro comercial

Isaías 43:14;

Ezequiel 17:4); por sugrandeza

Daniel 4:30).
Ezequías mostró sus tesoros a los embajadores del rey de Babilonia

2 Reyes
20:12-18; 2 Crónicas 32: 27-31).
Los babilonios pusieron ídolos en Israel después del cautiverio

2 Reyes 17:30,34).
Ellos llevaron a Judá al cautiverio – tres invasiones abarcando veinte años (2 Reyes
24—25; 2 Crónicas 36; Jeremías 39, 52; Mateo1:11, 12, 17;

Hechos 7:43).
Los profetas hablaron en contra de ella (Isaías 13, 14, 47; 21:1-10; 48:14, 20;
Jeremías 50—51).
Derrotada por Darío

Daniel 5:31).
Judá vuelve del cautiverio profetizado

Isaías 48:20 en adelante), llevado a cabo bajo Zorobabel (Esdras 1— 2), bajo Esdras (Esdras 7—8), bajo Nehemías
(Nehemías 1—2).
Usado en un sentido místico o simbólico

1 Pedro 5:13;
Apocalipsis 14:8;
16:19; 17—18).


ASIRIA
Historia
Las autoridades antiguas difieren grandemente con referencia al ascenso, al progreso, la extensión y la duración de este imperio. Pero su historia comienza con los sumos sacerdotes de Asur. Al principio era una provincia de Babilonia hasta el tiempo de Amurabi (1728- 1688 a. de J.C.), y no se ha determinado exactamente cuándo se independizó. La primera capital fue Asur, en la ribera derecha del río Tigris, como a 96 Kms. al sur de Nínive, su capital posterior.
Como todas las demás naciones antiguas y guerreras su territorio fue diferente en los distintos períodos de su historia. Pero hablando en términos generales, de los tres grandes países era el que estaba más al norte, y ocupaba el llano de Mesopotamia. Estaba limitado al norte por las montañas Nifates de Armenia, al oriente por Babilonia; al sur por Media; al oeste por la vertiente del río Éufrates. De norte a sur tenía como 450 Kms. y 257 Kms. de este a oeste. Era una tierra muy fértil y por consiguiente mantenía una población grande. Esto, además, la hacía ser el centro de muy importantes movimientos políticos. Muy pronto sus habitantes alcanzaron gran prosperidad y un alto grado de civilización.
Este dato es declarado por muchos escritores antiguos y por la investigación de hombres científicos. Hay ruinas de muchos canales de irrigación, acueductos y ciudades poderosas. Las ruinas demuestran que muchas ciudades estaban agrupadas alrededor de Nínive, y en las riberas del río Tigris se ha encontrado ruinas en una distancia de 322 a 482 Kms.
Excavaciones recientes han mostrado que los asirios conocían bien las artes y las
ciencias. Era gente muy afanosa, con un buen espíritu de ingenio y gracia, como
también de buen gusto. Hacían y usaban vidrio transparente y lentes de aumento.
Hubo cuatro períodos distintos en la historia de Asiria:

(1) El período primitivo,
que comprende la fundación de la primera colonia por Asur hasta el tiempo de Tiglath-Pileser I, cerca de 1120 a. de J.C. Durante este tiempo comerciantes y soldados asirios viajaban hasta Capadocia. Se rebelaron y no solamente ganaron su independencia de Babilonia, sino que la dominaron. Antes de que este período concluyera Babilonia se rebeló y rechazó a los conquistadores asirios de su país.

(2) El imperio antiguo de Tiglath-Pileser I, 1120 a. de J.C. a Pul (o Tiglath-Pileser III), 745 a. de J.C. Después de la muerte de Tiglath-Pileser I el país declinó y cayó bajo el poder de los arameos. Más tarde revivió bajo reyes fuertes, como Salmanasar II, y dominó países tales como Siria, incluyendo Fenicia, Edom y Filistea; también Armenia y Tarso de Cilicia. Otra vez la nación decayó hasta que Tiglath-Pileser II, la restableció.

(3) El segundo imperio desde Tiglath-Pileser III,
745 a. de J.C., hasta el rey Esarhadón, 681 a. de J.C. Este segundo imperio fue fundado por Tiglath-Pileser III, cuya política era hacer un imperio de toda el Asia occidental, mantenerlo unido por leyes fiscales y poder militar, y asegurar para los mercaderes de Nínive el comercio del mundo. Samaria, Damasco, Neftalí, la capital hetea y Babilonia, todas fueron vencidas por él y por su sucesor, antes del fin de este período.

(4) El cuarto período y la caída del imperio, desde Esarhadón, 681 a. de J.C., hasta un sitio por los medos, babilonios y escitas que duró dos años, al fin fue derrotado en 609 a. de J.C. Bajo el mando de Esarhadón el segundo imperio alcanzó su más grande prosperidad, aun conquistando Egipto y haciéndolo tributario de Asiria. Pero cuando su hijo Asur-bani-pal lo sucedió, el lujo y la extravagancia consumieron la fuerza y el esplendor de la nación; Nínive, su capital, fue
completamente destruida, y nunca más fue habitada.

El Gobierno y la Religión
Asiria tenía un gobierno despótico, compuesto de muchos reinos unidos solamente por ciertas obligaciones como pagar tributo y respeto a la autoridad suprema. Con pocas excepciones, como en el reinado de Tiglath-Pileser, cada nación tenía sus propios gobernadores, leyes y religión. Por la relajación de esta organización el imperio sufría frecuentes sublevaciones de la gente subyugada, por eso se necesitaba de mucha energía para conquistarlos de nuevo. Trataban de prevenir estas
sublevaciones castigando rigurosamente a los culpables. Una manera de hacerlo era desterrando en grandes grupos a los habitantes del distrito transgresor, como hicieron con los judíos.
Tal nación nunca pudo estar segura de su poder para resistir los ataques de las naciones enemigas, y estaba constantemente en peligro de deshacerse. El que haya durado cinco siglos, es un gran tributo a la dirección de sus reyes y al poder y energía de su pueblo.
La religión de Asiria era la del estado, y se parecía a la de Babilonia, pero se
diferenciaba en dos aspectos importantes: (1) El rey, y no el sumo sacerdote, era
supremo.

(2) La cabeza de su religión era el dios nacional Asur o Assur, cuyo sumo
sacerdote y representante era el rey.

Asur era originalmente Asir, “el líder” en guerra, quien, por lo tanto, es representado como el dios guerrero armado con un arco. En la época cuando adoraban al sol en Babilonia, Asur fue identificado como el dios del sol. La semejanza del nombre causó que fuese identificado también con la ciudad de Asur, donde era adorado, en tiempo cuando las ciudades de Babilonia del norte fueron deificadas,
probablemente bajo la influencia hetea. Más tarde todavía, los escribas explicaron que habían tomado el nombre del dios primitivo cosmogónico An-sar, el firmamento de arriba, que en la edad neo-babilonica se pronunciaba Assor.
La combinación de los atributos del dios guerrero, que era el dios del ejército, con la ciudad deificada a la cual pertenecía el ejército, causó que Asur llegara a ser la deidad principal de una nación militar. El ejército era “las tropas de Asur”, los enemigos eran “los enemigos de Asur”, y demandaban que ellos confesaran la supremacía de este o eran destruidos.
Asur era considerado supremo sobre todos los demás dioses. Originalmente, su
contraparte femenina que era Asirtu, la Asera del Antiguo Testamento, había estado
a su lado, y algunos literatos sugirieron que su esposa había sido Belit, “la Señora” o Istar, o alguna otra diosa babilónica; pero las tentativas eran puramente literarias.
Cuando Nínive tomó el lugar de Asur como capital del reino, Istar, alrededor de
cuyo santuario había crecido Nínive, empezó a compartir con él algo de honor en la
adoración, aunque su posición fue secundaria hasta el fin. Así sucedió también con el caso del dios guerrero llamado Ninip.

Nínive
Ya se ha indicado que Asur fue la primera capital y que Nínive fue la capital más tarde, durante el período de gloria del imperio. Nínive era de tanta gloria e importancia que frecuentemente se hablaba de ella como refiriéndose al imperio entero. Debemos saber de la ciudad que fue el centro de influencia de una nación que causó tanta dificultad a Israel, y que ocupa un lugar tan grande en las narraciones de la Biblia.
La ciudad fue fundada por Asur o Nimrod, un famoso cazador, 3000 a. de J.C.

Génesis 10:11). Estaba situada en la ribera oriental del río Tigris al lado opuesto de la ciudad actual de Mosul, a unos 402 Kms. al norte de Babilonia y a 885 Kms. del golfo Pérsico. Era un pueblo pequeño sin importancia, hasta que fue ensanchado por Ninus II por el año 1230 a. de J.C.; entonces se constituyó en la ciudad más grande del mundo. Su gloria más grande la adquirió durante el reinado de grandes reyes tales como Senaquerib, Esarhadón, Assur-bani-pal, Salmanasar, y Tiglath-Piliser V.
Era oblonga, con unos 96 ó 112 Kms. de perímetro. El gran muro que la protegía
era de 30 ms. de alto, y tan ancho que sobre él podían transitar tres carrozas ladoa lado Sobre su muro había 1500 torres de 60 ms. de alto. Los muros probablemente cercaban grandes parques y campos, así como también los edificios de la ciudad.
Senaquerib dijo que la ciudad en los tiempos antiguos tenía un perímetro de 9.300 codos, pero que él añadió 12.515 codos y edificó un gran muro de 30 ms. de alto, cuyo fundamento descendía hasta el nivel del agua. Quizá gran parte de la ciudad estaba afuera de este muro, y es probable que varias ciudades cercanas como Cala

Génesis 10:12) y Dursargina, que eran dominadas por Nínive frecuentemente, hayan sido incluidas en las descripciones de ella. En el libro de Jonás se describe Nínive como una gran ciudad de “tres días de camino”, también se nos dice allí Jonás 4:11) que había en la ciudad 120.000 personas que no distinguían su mano derecha de la izquierda. Si esto se refiere a niños, como piensan la mayor parte de los estudiantes de la Biblia, la población habría sido por lo menos de 600.000 habitantes. En una ocasión el ejército de Nínive o Asiria excedía en número al de sus enemigos, que tenían 3.000.000 de infantería, 500.000 de caballería y 2.000 carrozas. Ya se ha mencionado que esta gran ciudad fue completamente destruida y nada queda ahora sino ruinas. Entre estas ruinas están los restos de un número de templos edificados y restaurados por varios reyes, los palacios de varios de estos reyes, porciones de los muros de la ciudad, un obelisco esculpido con referencias a Siria e
Israel, y dos grandes baluartes, uno de 29 ms. de alto, que cubre 40 hectáreas; el otro de 30 ms. de alto, cubre 16 hectáreas. Anotamos aquí, sin ningún esfuerzo por agruparlos ni clasificarlos, los siguientes pasajes de las Escrituras, tomados de libros históricos y proféticos que tienen que
ver con el país, su capital, sus reyes y generales, sus empresas y, especialmente, incidentes que se refieren a Israel.

Su fundación. Génesis 10:11.
Manahem, rey de Israel, dio 1.000 talentos de plata y 50 ciclos de oro a Pul o
Tiglath-Pileser, para que se retirase de Israel,
2 Reyes 15:17-22.


Acaz, rey de Judá, se sometió voluntariamente a Tiglath-Pileser, rey de Asiria y le dio los tesoros de la casa de Dios. Asiria conquistó a Damasco y salvó a Judá del poder de Siria, 2 Reyes 16. Salmanasar V, rey de Asiria, conquistó Samaria e hizo rey a Oseas, uno de sus súbditos. Cuando este se sublevó y conspiró con Só, rey de Egipto, en contra del rey de Asiria (probablemente Sargón). Este capturó Samaria y llevó cautivo a Israel a Asiria, y trajo extranjeros a Samaria para gobernarla,

2 Reyes 17:1-18;

Isaías 20:1;

Miqueas 5:5, 6;

Esdras 4:2.
Senaquerib invadió a Judá y tomó ciertas ciudades, y después de recibir regalos de
Ezequías, rey de Judá, sitió Jerusalén. Después de las amenazas y las palabras
jactanciosas de Rabsaces, Dios obró de una manera especial matando a 185.000 de
sus soldados. Entonces Senaquerib volvió a Nínive y fue matado.

2 Reyes
18:13—19:37; Isaías 36, 37.
Ezequías confió en la ayuda de Egipto en contra de Asiria,

2 Reyes 18:21;

Isaías 30:1-7; 31:1-3; 36:4-6.
La destrucción de Asiria y Nínive profetizada. Nahúm 1—3;

Sofonías 2:13-15.
Jonás predica y Nínive se arrepiente, Libro de Jonás.
Jesús se refiere a ella.

Mateo 12:39-41.
Referencias especiales:

Jonás 1:2; 2:2-7; 3:3; 4:11;

Nahúm 1:8; 2:6; 3:18;

Isaías 37:37;

2 Reyes 19:36.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada